>
 

En diciembre pasado

EL CIENTÍFICO QUE
PRONOSTICÓ “EL NIÑO”
 

 

 

Wilian Alva León, Presidente-Fundador de la Sociedad de Meteorólogos del Perú: No existe “El Niño Costero” sólo “El Niño”.

Mediante un modelo físico-matemático propio

 

erteros desde hace diez años son todos los pronósticos del ingeniero meteorólogo Wiliam Alva León, Presidente-Fundador de la Sociedad de Meteorólogos del Perú, nacido un 23 de setiembre de 1967 en la provincia de Contumazá, Cajamarca, y formado en la Universidad Nacional Agraria-La Molina, pero por esos típicos celos profesionales nadie —incluido el SENAMHI— los escucha, incluso el gobierno de Ollanta Humala se dejó llevar por anuncios catastróficos para el 2016 que nunca ocurrieron.

En diciembre pasado el Ing. Alva volvió a advertir a través de AGRONOTICIAS (Edición de diciembre 2016, N°431) que se nos avecinada un nuevo episodio del Fenómeno “El Niño”, pero igual nadie le hizo caso y hoy lamentamos una tragedia nacional. ¿Cómo lo hizo? Leamos.

—¿Qué esfuerzos se hicieron en las instituciones peruanas para prever el devastador Fenómeno “El Niño” que sigue destruyendo la costa norte y gran parte del centro del país?

—En términos de prevención por el Fenómeno “El Niño” poco o nada se ha hecho para justificar los ingentes recursos económicos distribuidos por el Gobierno Central a los gobiernos regionales y locales, lo cual es evidente por todo lo que viene ocurriendo en el país, especialmente en la costa.

—Normalmente la Corriente fría de Humboldt mantiene las temperaturas bajas en la superficie del mar, lo que motiva una evaporación muy restringida, que limita la producción de nubes, que concluye en la escasez de lluvias en la costa, con excepción del norte. ¿Cómo se presentó en esta ocasión?

— La famosa corriente de Humboldt, predominante durante el invierno, complementa las características frías o atenúa el calor en la costa del Pacifico cuando hay Fenómeno “La Niña”. Cuando hay Fenómeno “El Niño”, la influencia de dicha corriente se ve atenuada, siendo mínima o nula. Que haya déficit o exceso de lluvias en la costa de Perú no depende de dicha corriente sino de la interacción Océano Pacífico con la dinámica atmosférica; como fue el caso del periodo 2015 – 2016, con características frías o atenuación del calor y escasez de lluvias, incluso en el verano 2016.    

—Dependiendo de la posición de la banda nubosa de alta conectividad denominada Zona de Convergencia Intertropical (ZCIT), o encuentro de los vientos alisios del sur y del norte, se determinan las estaciones de lluvias o las estaciones de sequía. ¿Qué ocurrió en esta vez?

—La ZCIT determinaba regularmente el período de lluvias en la costa norte; salvo en casos de fenómenos “La Niña” o “El Niño”. Muchos aún creen que sólo debe haber calentamiento del Océano Pacífico ecuatorial propagándose de oeste a éste y que dicha zona descienda más al sur para que se desencadenen lluvias torrenciales en las regiones de la costa norte, y en general en la costa del Pacífico, especialmente de Perú y Ecuador.

PAMPAS GRANDE, Huarás, Áncash, 2,500 m.s.n.m, reverdece después de 15 días de lluvias de “El Niño”

—El centro de baja presión denominada Baja de Chacos se presenta durante el verano sobre el continente, a nivel de superficie, contribuyendo a la presencia de lluvias en la zona andina. ¿Tuvo algo que ver con la intensidad de las lluvias recientes que azotan la zona central y norte de la costa peruana?

—El trasvase de sistemas nubosos hacia la costa del Pacífico tiene que ver con el comportamiento espacio-temporal de los sistemas referidos; sin embargo, la contundencia de las lluvias en la costa no se debe sólo al referido comportamiento de los sistemas atmosféricos, sino a que, desde enero del presente año 2017 estamos viviendo un fenómeno hidroclimático.

—¿Cuál ha sido el papel de la Cordillera de los Andes que actúa como barrera natural al libre paso de las masas de aire húmedo del Atlántico hacia el Pacífico?

—La Cordillera de los Andes es un factor orográfico natural que, en general, ayuda a la ocurrencia de precipitaciones             en zonas de sierra y ceja de selva; pero no es responsable de su intensidad; pues ello depende principalmente del posicionamiento, configuración y dinámica de los sistemas atmosféricos. La tradicionalmente escasa precipitación es concebida en condiciones “normales”. Precipitaciones superiores sólo ocurren en casos del Fenómeno “El Niño”.

—¿Cuál es el rango de clasificación del actual Fenómeno “El Niño”?

—Para clasificar al actual Fenómeno “El Niño”, éste tiene que terminar. Sin embargo, su reflejo y características en la Costa Pacífico son históricamente bien conocidas, especialmente en la costa de Perú y Ecuador. La mala concepción de este fenómeno por parte de la gran mayoría de “científicos”, no les ha permitido ni les permite diagnosticarlo correctamente, y menos pronosticarlo adecuadamente, generando confusión y dilema en las autoridades gubernamentales, población y los diferentes sectores socio-económico-productivos del país.

—El Fenómeno “El Niño” de 1997-98 se compara al que estamos viviendo: ¿Cuáles son sus principales similitudes y diferencias?

—El actual Fenómeno “El Niño” 2017 no sólo se compara con el de 1997-98, sino con el de 1982-83, 1972-73, 1924-1925; tal cual siempre ocurrió, ocurre y ocurrirá. Diferencias      no hay, lo que hay es una mala definición del Fenómeno “El Niño” y las similitudes son las mismas de siempre; es decir, fuerte calor y lluvias intensas en la costa (vertiente occidental de las cordillera de los andes), con el detalle de que en éste siglo XXI el “El Niño” es más contundente, en relativos cortos períodos de tiempo.

—¿Cuál es la visión que ofrece la meteorología mundial acerca de este fenómeno aparentemente “imprevisible”?

—Mundialmente una mala definición, que genera confusión, dilema, etc.; razón por la cual, hace muchos años atrás me aboqué a desarrollar ecuaciones físico-matemáticas sobre la compleja interacción atmósfera-Océano Pacífico, determinando así el Índice “IEAL” (Índice de Energía de Alva) y su reflejo directo y coherente en la costa Pacifico en forma clara y concreta, de tal manera que al diagnosticarlo y pronosticarlo sea, coherente con sus características de fuerte calor y lluvias torrenciales, especialmente de Perú y Ecuador; lo cual a su vez permita tomar acciones preventivas con la debida anticipación; tal como advertí para ¡Fenómeno “El Niño”! ocurrido en períodos de años anteriormente; y el más reciente, cuyo impacto aún lo estamos recibiendo.

¿Finalmente seguirán las lluvias, Ing. Alva?

—Las lluvias se prolongarán hasta mayo con ciertas interrupciones pero con similar intensidad. Advertidos están-

 

 

 

   
 


AGRONOTICIAS EDITORES Jr. Pablo Bermúdez 285-202, Jesús María, Lima 11, Perú.

Teléfonos: (01) 4338632 y 4338650 Fax: (01) 4339574 Nextel: 123*2219 123*2220 y 417*446
Celulares: 990369082 RPM #615702 990370622 RPM #615701

Correos electrónicos:
agronoticias@speedy.com.pe prensa@agronoticiasperu.com agronoticiasperu@gmail.com

Página web:
www.agronoticiasperu.com