Agroempresa


SECTOR AGRÍCOLA EN RECESIÓN
 

 

 

na definición en economía sobre recesión, señala que ocurre cuando por lo menos en dos trimestres las cifras de producción son negativas, al igual que los precios y el comercio. Sin embargo, hay quienes sostienen que son suficientes tres meses de crisis de producción.

 

EN CAIDA LIBRE

El agro es el primer sector que se afecta cuando una parálisis económica asola al país, como en esta oportunidad. (Ver Cuadro. No. 1)

Como se puede apreciar el sub sector agrícola, entre diciembre del 2016 y mayo del 2017 (seis meses continuos) ha registrado un decrecimiento permanente en su nivel productivo, a un promedio de -3.5% mensual, comparado con el período similar del año 2016.

Es verdad que el Fenómeno “El Niño” ha impactado severamente en los meses de febrero y marzo. Basta recordar las declaraciones del Ministro de Agricultura y Riego, Ing. José Manuel Hernández Calderón, quien señaló que “se perdieron 20´000 hectáreas de cultivo y otras 90,000 quedaron afectadas y que todo eso equivale al 1% del PBI sectorial”.

Sin embargo, estas pérdidas están controladas pues según el Sistema Integrado de Estadística Agraria (SIEA) y su boletín trimestral ISA, durante el primer trimestre se sembró 81,000 hectáreas más respecto a igual período del 2016, equivalente a un crecimiento de 18%. Es decir, por un lado se perdió, pero por otro hubieron más siembras en La Libertad, Ica, Cusco, Amazonas, Ancash y otros seis departamentos. Los cultivos que incrementaron su área fueron, arroz, maíz amarillo duro, frijol, papa y avena forrajera cuyas primeras cosechas están para para abril y mayo.

 

PRECIOS Y COMERCIO

La recesión agrícola se refleja también en la caída de los precios al productor. En el primer trimestre del año, se retrajeron en -2.2% en la agricultura y -2.7% en ganadería. Entonces en ese período no sólo se perdió por el Fenómeno “El Niño”, sino que los productores recibieron menos dinero por sus productos, aunque por razones logísticas (interrupción de carreteras y otros) los precios en las ciudades subieron notoriamente, como fue el caso del limón que en Lima se llegó a vender a 40 soles kilo. (Ver Cuadro No. 2)

En comercio exterior tampoco nos fue tan bien. Considerando millones de dólares, las agroexportaciones crecieron en 5.3% alcanzando los 1,187 pero las importaciones llegaron a: 1,244. Es decir, tuvimos una la balanza de pagos sectorial deficitaria de 57 millones de dólares.

Por lo tanto, si conjugamos las tres variables en negativo: producción, precios y comercio, podemos afirmar con gran fastidio, que la agricultura nacional se encuentra en recesión y que el sector en general sufre de signos depresivos alarmantes. Incluso el sector pecuario, que por lo general levanta los indicadores sectoriales, también decreció, habiendo llegado en el último mes a -1.19%, pese a que el pollo se expandió en el primer trimestre en 2.83%.

 

EFECTOS

La recesión agraria tiene dos efectos: 1) La pobreza: Los hijos de los jóvenes agricultores y quienes hace algunos años salieron de la pobreza pasan a engrosar el bolsón de pobres. 2) El empleo rural: Cae dramáticamente promoviendo la migración hacia las ciudades, donde la mala situación y la falta de empleo genera conflictos sociales, informalidad y marginalidad, que a veces deriva en delincuencia.

En el caso del sector agrario en general, dada la depresión crónica del sector, no es fácil dar soluciones inmediatas. Sin embargo, se pueden aplicar medidas de rápido efecto para mejorar los precios, a través de las compras estatales, que deben organizarse para adquirir bienes agrarios directamente de los productores y abastecer hospitales, cuarteles militares, programas sociales, etc. Esto levantaría los ingresos de los productores.

Por otro lado, habría que apurar los aportes programados por el MINAGRI para apoyar a los damnificados del Fenómeno “El Niño” y crear empleo rural a través de los programas de reconstrucción, dando preferencia a la mano de obra local en la reposición de infraestructura. Por ejemplo, aún no se ha iniciado la reparación del dique en el río Piura, que al derrumbarse dio origen a la gran inundación de Catacaos y el Bajo Piura. Agrobanco y el MINAGRI deben ampliar el apoyo a la comercialización de la campaña chica y solventar la campaña 2017 – 2018. ¡Pero ya!

 

 


AGRONOTICIAS EDITORES Jr. Pablo Bermúdez 285-202, Jesús María, Lima 11, Perú.

Teléfonos: (01) 4338632 y 4338650 Fax: (01) 4339574 Nextel: 123*2219 123*2220 y 417*446
Celulares: 990369082 RPM #615702 990370622 RPM #615701

Correos electrónicos:
agronoticias@speedy.com.pe prensa@agronoticiasperu.com agronoticiasperu@gmail.com

Página web:
www.agronoticiasperu.com